BANDERATRAPO

 

Hace mucho tiempo ya la cantábamos

bandera roja ya veremos ya que es el símbolo del reformismo

bandera negra ya veremos, ya que es el simbolo de la anarquia

bandera blanca ya veremos ya que es el simbolo del pacifismo

BANDERA TRAPO sí queremos sí, porque es el símbolo de la asamblea…

Luego vinieron banderas violetas, verdes, piratas, arco iris…

La banderatrapo  recoge a todas…

Reapropiarse del mundo rural. La Truja Negra

 La Truja Negra

https://www.soberaniaalimentaria.info/numeros-publicados/74-numero-38/757-reapropiarse-del-mundo-rural#.X28dQFJF6e8.twitter

El Puig dels Eixuts es una masia del territorio del Lluçanès, en Catalunya, que ha dejado de ser un activo para la especulación bancaria. La Truja Negra es el grupo de jóvenes que la ha ocupado para poner en marcha un proyecto colectivizado de vida rural que reivindican en este texto.

El proceso de industrialización que sufre la tierra y quienes la habitan actúa como agente intrusivo y desvinculador de toda práctica y manera de vivir la ruralidad de forma consciente y consecuente. Así pues, el campesinado y quienes lo rodean se ven inmersos en una constante pérdida y decadencia de los conocimientos que lo forman.

Las nuevas generaciones crecemos en un modelo educativo que ningunea todo conocimiento práctico y nos condena o bien a una vida ejemplar y elitista o bien a las miserias de un nuevo trabajo asalariado cada vez más precario. Con todo, ya hace años que se cuece una moralidad halagada desde las grandes ciudades y la pequeña burguesía: “ganarse una buena vida”, que ha desvalorizado y ridiculizado el mundo rural hasta el punto de convertirlo en motivo de burla. En consecuencia, sufrimos un éxodo rural y hay una necesidad y voluntad entre la juventud de ir a buscar en las ciudades todo aquello que, supuestamente, no encontraríamos en los pueblos.

Todo ocurre muy deprisa y las personas nos vemos sometidas, sin darnos cuenta, a un nuevo modelo económico que hace añicos la “libertad” y la autonomía que se vivía en nuestras tierras. A golpe de hipotecas, subvenciones y todo tipo de apuestas burocráticas, se condenaba el ruralismo a una brutal dependencia de la industria; simultáneamente, la clase obrera se veía forzada a entrar a formar parte de ello para adaptarse a unos ritmos de vida consumista que ni siquiera se habían podido plantear. Leer Más

Ana Requena: “La vergüenza es un mecanismo muy potente que tiene el patriarcado para doblegar a las mujeres”

  • La periodista de elDiario.es explica en su libro ‘Feminismo vibrante’ la necesidad de que el feminismo reivindique el placer entre sus prioridades y que siga peleando para que el miedo no controle a las mujeres

Foco IGUALDAD 

Ana Requena, autora de ‘Feminismo vibrante’ y redactora jefa de Género de elDiario.es.  Nando Ochando

Iñigo Sáenz de Ugarte 11 de octubre de 2020 22:18h  12@guerraeterna

Ya basta de tanta vergüenza y tanto miedo. Para liberarse de todos los estereotipos e injusticias sobre su condición, las mujeres deben reivindicar el placer en todas sus vertientes. Ana Requena, redactora jefa de Género en elDiario.es, explica en el libro ‘Feminismo vibrante. Si no hay placer, no es nuestra revolución’, publicado por Roca Editorial, que la mujer no debe dejarse dominar por el miedo, porque esa es la herramienta que ha utilizado siempre la sociedad para conseguir disciplina, coartar su libertad y, en definitiva, someterla en favor de los intereses de otros. 

El libro empieza con una historia personal que supone una cierta vulneración de tu privacidad. Pero al leer el libro se descubre que para vender esa idea del feminismo vibrante hay que exponerse emocionalmente. ¿Ese era el precio que pagaste por escribir el libro?

Sí, es algo que he pensado mucho y que me ha dado mis quebraderos de cabeza y dudas, porque al final efectivamente es una exposición personal que temes que implique eso, lo de pagar un precio, y ese precio puede ser muchas cosas. Pueden ser reacciones virulentas, que las hay, pero también un precio incluso periodístico, de que al final el uso de la primera persona a veces chirría. Pero me salió así porque realmente la idea del libro parte de lo personal. Y quería poner esas contradicciones íntimas, ese conflicto íntimo. Entonces, dispuesta, sí, asustada a veces también.

La anécdota del vibrador en el aeropuerto, en la recogida de equipajes, que suena dentro de la maleta ayuda a plantear algo que se explica en otros momentos en el libro, y que es la idea de la vergüenza. ¿En qué medida la vergüenza es un factor que inhibe a algunas mujeres a la hora de exigir sus derechos y luego ejercerlos?

La vergüenza es un mecanismo muy potente que tiene el patriarcado para doblegar a las mujeres o para impedir que al final ejerzamos nuestros derechos. Sirve de control, de sometimiento. Es la discreción, el pudor, el no salirnos de determinados esquemas sexuales y afectivos. Es uno de esos juicios sociales que aguantamos las mujeres desde muy pequeñas. Cuando tú te sales mínimamente de ciertos esquemas, lo que te hacen sentir es vergüenza. Y opera incluso cuando hablamos de la violencia. En la macroencuesta sobre violencia machista que ha publicado el Ministerio de Igualdad, la vergüenza es el primer motivo que mencionan las mujeres encuestadas para no ir a denunciar la violencia sexual. Y está relacionada con que a las mujeres nos cuesta encontrar un lugar propio como sujetos en lo que tiene que ver con el sexo y en lo que tiene que ver como sujetos de derecho cuyo relato pueda ser tenido en cuenta. Leer Más

La inhabilitación de Torra y las 2.800 personas encausadas que esperan: la regresión democrática

Miguel Salas  04/10/2020 http://www.sinpermiso.info

La inhabilitación del president de la Generalitat, Quim Torra, es un hecho de extrema gravedad. Se puede tener una opinión muy contraria sobre su política, pero no han sido los votantes ni los parlamentarios quienes lo han sacado de la Generalitat sino unos cuantos jueces del Tribunal Supremo que fueron nombrados a dedo y que desde hace dos años tienen su mandato caducado. Desde un punto de vista democrático la ilegalidad está en ese Tribunal que ejerce justicia, es un decir, a sabiendas que no debería.

Es de una enorme gravedad democrática porque, como muchos juristas y catedráticos de derecho han explicado, no hay razones jurídicas de peso como para tomar esa grave decisión. [Alguna de ellas puede leerse en esta misma entrega de Sin Permiso]. Recordemos que el origen está en una orden de la Junta Electoral Central (JEC), que no es un órgano judicial sino simplemente electoral, para que retire una pancarta que pedía la libertad de los presos políticos. Ni siquiera se trata de desobediencia porque no hubo requerimiento judicial sino simplemente administrativo. No hubo desobediencia ya que al final la retiró, más tarde del día que exigía la JEC, pero la retiró. Se resistió porque consideró, con razón, que la JEC no estaba por encima del president de la Generalitat y lo hizo porque la consideró una orden ilegal que atacaba la libertad de expresión. Y, sin embargo, ninguno de esos argumentos ha servido para evitar que el Tribunal Supremo, por primera vez desde que está en vigor la Constitución, inhabilite al presidente de una autonomía. Hasta el Consell de l’Advocacia Catalana, que representa a los abogados, ha criticado la sentencia al considerarla “desproporcionada” respecto a los hechos juzgados y sancionados, y porque “deslegitima la voluntad popular, libre y pacíficamente expresada en las urnas”. Una decisión muy grave. Leer Más

Quinta Parte: LA MIRADA Y LA DISTANCIA A LA PUERTA.

Octubre del 2020. https://enlacezapatista.ezln.org.mx/2020/10/09/quinta-parte-la-mirada-y-la-distancia-a-la-puerta/

  Supongamos que es posible elegir, por ejemplo, la mirada.  Supongamos que usted puede librarse, así sea por un momento, de la tiranía de las redes sociales que imponen no sólo qué se mira y de qué se habla, también cómo mirar y cómo hablar.  Entonces, supongamos que usted levanta su mirada.  Más arriba: de lo inmediato a lo local a lo regional a lo nacional a lo mundial.  ¿Lo mira?  Cierto, un caos, un desbarajuste, un desorden.  Entonces supongamos que usted es un ser humano; vaya, que no es una aplicación digital que, velozmente, mira, clasifica, jerarquiza, juzga y sanciona.  Entonces usted elige qué mirar… y cómo mirar.  Pudiera ser, es un supositorio, que mirar y juzgar no sean lo mismo.  Así que usted no sólo elige, también decide.  Cambiar la pregunta de “eso, ¿está mal o bien?”, a “¿qué es eso?”.  Claro, la primera cuestión lleva a un debate sabroso (¿todavía hay debates?).  Y de ahí al “Eso está mal –o bien- porque yo lo digo”.  O, tal vez, hay una discusión sobre qué es el bien y el mal, y de ahí a los argumentos y citas con pie de página.  Cierto, tiene usted razón, eso es mejor que recurrir a “likes” y “manitas arriba”, pero le he propuesto cambiar el punto de partida: elegir el destino de su mirada.

  Por ejemplo: usted decide mirar a los musulmanes.  Puede usted elegir, por ejemplo, entre quienes perpetraron el atentado contra Charlie Hebdo o entre quienes marchan ahora por los caminos de Francia para reclamar, exigir, imponer sus derechos.  Puesto que usted ha llegado a estas líneas, es muy probable que se decante por los “sans papiers”.  Claro, también se siente usted en la obligación de declarar que Macron es un imbécil.  Pero, obviando ese rápido vistazo hacia arriba, usted vuelve a mirar los plantones, campamentos y marchas de los migrantes.  Usted se pregunta por el número.  Le parecen muchos, o pocos, o demasiados, o suficientes.  Ha pasado de la identidad religiosa a la cantidad.  Y entonces usted se pregunta qué quieren, por qué luchan.  Y aquí usted decide si acude a los medios y las redes para saberlo… o les escucha.  Suponga que les puede preguntar.  ¿Les pregunta usted su creencia religiosa, cuántos son?  ¿O les pregunta por qué abandonaron su tierra y decidieron llegar a suelos y cielos que tienen otra lengua, otra cultura, otras leyes, otro modo?  Tal vez le respondan con una sola palabra: guerra.  O tal vez le detallen lo que esa palabra significa en su realidad de ellos.  Guerra.  Usted decide investigar: ¿guerra dónde?  O, más mejor. ¿por qué esa guerra?  Entonces le abruman con explicaciones: creencias religiosas, disputas territoriales, saqueo de recursos o, simple y llanamente, estupidez.  Pero usted no se conforma y pregunta por quién se beneficia de la destrucción, del despoblamiento, de la reconstrucción, de la repoblación.  Encuentra los datos de diversas corporaciones.  Investiga a las corporaciones y descubre que están en varios países, y que fabrican no sólo armas, también autos, cohetes interestelares, hornos de microondas, servicios de paquetería, bancos, redes sociales, “contenido mediático”, ropa, celulares y computadoras, calzado, alimentos orgánicos y no, empresas navieras, ventas en línea,  trenes, jefes de gobierno y gabinetes, centros de investigación científica y no, cadenas de hoteles y restaurantes, “fast food”, líneas aéreas, termoeléctricas y, claro, fundaciones de ayuda “humanitaria”.  Usted podría decir, entonces, que la responsabilidad es de la humanidad o del mundo entero.

Leer Más

Sexta parte: UNA MONTAÑA EN ALTA MAR.

COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

5 DE OCTUBRE DEL 2020.

Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno:

A la Sexta Nacional e Internacional:

A las Redes de Resistencia y Rebeldía:

A las personas honestas que resisten en todos los rincones del planeta:

Hermanas, hermanos, hermanoas:

Compañeras, compañeros y compañeroas:

Los pueblos originarios de raíz maya y zapatistas les saludamos y les decimos lo que llegó en nuestro pensamiento común, de acuerdo a lo que miramos, escuchamos y sentimos.

La aberración del sistema y su estúpida defensa del “progreso” y la “modernidad” se estrella contra una realidad criminal: los feminicidios. El asesinato de mujeres no tiene color ni nacionalidad, es mundial. Si es absurdo e irrazonable que alguien sea perseguido, desaparecido, asesinado por su color de piel, su raza, su cultura, sus creencias; no se puede creer que el hecho de ser mujer equivalga a una sentencia de marginación y muerte. Leer Más

31 de agosto, Donostia. Militarizando el recuerdo de las víctimas.

DV ON+

En 1813 la ciudad de San Sebastián estaba ocupada por tropas francesas. Tropas angloportuguesas con apoyo de tropas españolas sitiaron y asediaron la ciudad. El 31 de agosto de 1813 entraron en la ciudad. El cronista Baldomero Anabitarte, en su relato de cuanto ocurrió aquella noche, escribió: “no hubo persona que no fuese maltratada, herida o muerta, sin que nadie pudiera dar razón de cuántos y quiénes fueron los que experimentaron esta última suerte, porque se encontraban familias enteras muertas dentro de sus propias casas, otras en los tránsitos o puertas de casa, otras en las calles y las enfermas o imposibilitadas o heridas perecieron por falta de auxilio en los incendios de las casas”.

El ayuntamiento de San Sebastián en una carta dirigida al genocida Wellington le recordaba que :           “San Sebastián, Señor Exmo. ha padecido un saqueo horrible con los demás excesos anejos a él y un incendio de cerca de seiscientas casas en el cual han consumido las llamas el valor de más de cien millones de reales de vellón. Este funesto accidente ha causado la ruina absoluta de más de mil y quinientas familias y ha reducido las nueve décimas partes de ellas a la desnudez total y a la mendicidad, en un país cuyos habitantes carecen de lo más preciso aún para su propia subsistencia a resultas de haber sido ocupado por el enemigo durante cinco años.”

Cientos de mujeres niñas, jovenes, mayores fueron violadas y asesinadas. Cientos de hombres niños, jovenes, mayores asesinados. De una población sobre  7.000 personas quedaron heridas y vivas unas 3.500. La mayoría de la ciudad quedo calcinada. La pobreza y la enfermedad fue el resultado de la “liberación” de la ciudad.

207 años después una imagen de ofrenda floral a las víctimas se realiza con hombres uniformados como los victimarios que violaron, saquearon, destruyeron. Este año no, por el covid, pero los últimos años, además, se representa una batalla entre los ejercitos que ocupaban o sitiaban la ciudad. Una representación de época. Una vistosa obra teatral de disparos, cañonazos, enfrentamientos, muertos y heridos por las calles de la parte vieja de la ciudad.

Y en estos tiempos que tanto se habla de las víctimas, de lo cual me alegro, se les olvida directamente, representando batallitas por la ciudad, honrando a soldados y generales que ocuparon, sitiaron, violaron y destruyeron la ciudad. Me imagino la ciudad dentro de doscientos años reproduciendo el golpe militar del 36, como homenaje a las víctimas, con personas disfrazadas de gudaris, requetés, falangistas levantando barricadas, fusilando a oponentes, homenajeando a la muerte. Duro…

Entiendo que el recuerdo y el homenaje a las víctimas de agosto de 1813 fundamental y exclusivamente debería ser civil. Cuando en los 80 una serie de vecinas y vecinos comenzaron a rememorar a las víctimas de 1813 lo hicieron con velas, música, juegos infantiles y una cena popular en la Trini. Ni una sola referencia militarista. Mas tarde, en este siglo comenzaron las historias militaristas. En esta ciudad de tamborradas, festejo carnavalero por excelencia, desde hace muchísimos años que las ideas militaristas rondan la fiesta. Han logrado que el inicio de la semana grande sea un evento de claro tufo militar. y consiguen que el recuerdo de las víctimas de 1813 se convierta en un teatro militarizado. No acaban de conseguirlo con la tamborrada pero lo intentan con ahínco.

Meter a la fiesta en el circuito de las celebraciones de las grandes batallas es objetivo de las asociaciones que participan en los actos. Pero así no se recuerda a las víctimas. Así se perpetuan en la sociedad las ideologias militaristas, violentas, que entienden que saquear, destruir, violar no son mas que daños colaterales.

Notas

Vecinos que iniciaron la conmemoración: Asociación de vecinos Hauzoak, Amaia Bontigui, Carmen Yarza, José Luis Pérez, Luis Montes e Iñaki Gaztelu

Asociaciones organizadoras o participantes de las batallas: Sociedad Kañoyetan, Cofradía Vasca de Gastronomía, Andia Kultur Elkartea de Tolosa, la asociación Batalla de Vitoria, la cofradía Anaka de Irun, Asociación Cultural Urgull Histórico de San Sebastián, asociación Manuel Larramendi Bazkuna.

Bardenas: dos décadas de bombardeos del Ejército en el corazón de una reserva de la biosfera

Defensa desata de nuevo el rechazo de la población con los anuncios y desconvocatorias de un ejercicio de maniobras aéreas con fuego real en el mayor campo de tiro de Europa, situado en el centro de una estepa semidesértica protegida por la Unesco y única en el continente.

https://www.publico.es/sociedad/bardenas-decadas-bombardeos-ejercito-corazon-reserva-biosfera.html

Aviones fuera de uso colocados para ser utilizados como blancos en las maniobras aéreas del Polígono de Tiro de Bardenas. MINISTERIO DE DEFENSA
Aviones fuera de uso colocados para ser utilizados como blancos en las maniobras aéreas del Polígono de Tiro de Bardenas. MINISTERIO DE DEFENSA
ZARAGOZA
EDUARDO BAYONA

Los cinco elementos (y V). Vida

Hemos escuchado en estos tiempos de pandemia que la especie humana es lo peor, que es una plaga, un virus. Yo no lo creo. Los seres humanos son capaces de lo peor y de lo mejor. Guerrean pero también cooperan

Yayo Herrero 27/08/2020  http://www.ctxt.es/es/20200801/Firmas/33195/vida-yayo-herrero-naturaleza-pandemia-crisis-ser-humano-ecologia.htm

Mariposa.    Md. Al Amin
Podemos señalar más o menos con facilidad algo que está vivo, pero no es tan sencillo definir la vida. El agua, el aire, la tierra y el fuego son parte de la vida y la constituyen pero no son vida.

Mirada desde nuestro ombligo, la vida es el período que transcurre entre el nacimiento y la muerte. Mirada en su conjunto, es una tremenda e increíble rareza que dura ya unos 3.800 millones de años.

Maturana y Varela dicen que podemos saber que algo está vivo cuando es capaz de crear, reparar, mantener y modificar su propia estructura tomando sustancias del medio y expulsando lo que le sobra. Esa característica recibe el nombre de autopoiesis, que quiere decir auto-producción. La autopoiesis es la propiedad básica y distintiva de los seres vivos. Cuando no la cumplen es porque están muertos.

La vida surgió en la Tierra hace unos 3.800 millones de años. Primero aparecieron microorganismos anaerobios, que no necesitaban oxígeno. Unos mil millones de años después, aparecieron las cianobacterias que tenían la capacidad de utilizar la luz del sol para su nutrición y producían como residuo el oxígeno. Poco a poco, estas bacterias fueron cambiando la composición del aire, el agua y de la tierra.

La biota –conjunto de los seres vivos– fue creando las condiciones adecuadas para que se dé la vida en la Tierra tal y como la conocemos hoy. Coevoluciona y regula el ambiente. Con estas premisas, James Lovelock y Lynn Margulis formularon la Hipótesis Gaia. A partir de ella, ambos pusieron de manifiesto que lo que la ciencia solía tratar por separado, los seres vivos, los océanos, la atmósfera, el clima, los  suelos…, formaba una realidad indivisible.

Leer Más

Invención o realidad disminuida

Sacrificar a los debiles   />  “Sacrificad a los débiles. Reabrid Tennessee”. Manifestantes pro-Trump (mayo, 2020) 

Para transitar los tiempos que vienen, nos va a ser necesario un esfuerzo grande de creación, porque lo que había antes ya no sirve, ya no funciona. O al menos su sentido está cancelado o puesto entre paréntesis.

En el momento en el que estamos, es preciso un esfuerzo de invención en las maneras de relacionarse, de estar y de compartir; o vamos a vivir en lo que llamaría una realidad disminuida (o mutilada o recortada). En el sentido de que vamos a vivir la vieja normalidad de antes, la vieja normalidad con su relación de producción, de trabajo, de consumo, etc., pero sin todo el encuentro con el otro, que nos va a faltar o va a estar limitada.

Entonces, o encontramos nuevas maneras de encontrarnos o vamos a vivir una realidad disminuida; en la cual lo “malo”, es decir la obligación de trabajar en condiciones precarias, la obligación de consumir, los tráficos desbordantes, etc., van a seguir estando ahí, pero nos va a faltar la dimensión del encuentro. Como nunca, este presente nos exige un esfuerzo de invención. Si no hay invención, vamos a vivir tristemente en una realidad devaluada, que va a ser lo mismo, pero menos. A no ser que creemos otra realidad, que no sea igual a la anterior, sino que sea distinta y más.

En torno a este concepto de realidad disminuida, una clave del hoy es el desafío de inventar nuevas maneras de vivir.

Leer Más

ECOCIDIO EN BRASIL Un grito global en defensa de la Amazonía

La pandemia ha supuesto un atajo para acelerar la debacle. Bolsonaro apuesta por la mercantilización de la selva como salida económica para el país

Marta García Pallarés / Izaskun Aroca / Ainhara García / Tomás Castillo 26/08/2020 

https://ctxt.es/es/20200801/Politica/33188/amazonia-brasil-incendios-bolsonaro-deforestacion-izaskun-aroca-marta-garcia-pallares.htm?utm_campaign=lecturas-del-26-de-agosto&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

<p>Amazonía.</p>
Amazonía.  Omer Bozkurt

La Amazonía arde cada año con la complicidad de la comunidad internacional. La deforestación ilegal destruyó alrededor de 10.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica en Brasil durante el primer semestre de 2019. Los pastos para ganado, el cultivo de soja y caña de azúcar o la minería están detrás del fuego y de múltiples violaciones de derechos humanos a los pueblos originarios. La Unión Europea, lejos de responder de manera contundente a las políticas del cada vez más autoritario Jair Bolsonaro, apuesta por impulsar acuerdos comerciales con los países de la región, como el de la UE con el bloque Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), para incrementar las importaciones de materias primas a costa de la deforestación de la selva amazónica.

Los incendios, la pérdida de biodiversidad, la covid-19 o la violación de derechos humanos son elementos claves para entender que sin Amazonía no hay vida.

Leer Más