Mes: enero 2014

QUE SOBERANÍA

 

En Bretaña ha habido un importante movimiento de los “Boinas Rojas” en contra de la ecotaxe que queria implantar el gobierno de Hollande. Txetx Etcheverry miembro de la Fundación Manu Robles Aranguiz y militante implicado en diferentes alternativas sociales y ecológicas en Iparralde realiza una critica importante sobre estas manifestaciones, sobre la realidad económica y social de Bretaña y sobre que modelo de soberanía queremos construir.

El artículo podeís leerlo en        http://www.enbata.info/articles/quelle-souverainete/

El final del articulo es el siguiente:

 

Apostar por el futuro

Pedir la supresión de la ecotaxe me parece sostenerse en la lógica del pasado de reivindicaciones desfasadas. La reivindicación abertzale que se encuentra presente en el “Vivir, trabajar y decidir en el país” de los “Boinas Rojas” esta bien ligada con el mundo de mañana. Es una lógica compatible con los modelos de soberanía alimentaria, de austeridad y autonomía energética, de relocalización de las producciones y consumos, de circuitos cortos de distribución, de la ordenación del territorio priorizando la proximidad, la calidad privilegiada frente a la cantidad. Estos son los únicos sistemas que resistirán a las evoluciones que vamos a conocer mas pronto que tarde. Por esto el combate abertzale, vasco o bretón es un combate de futuro.

 

Que alegria Pedro. Luchar por algo, mejor que contra algo

Tanto tiempo sin saber de ti y me entero por Internet que te han dado un premio. Seguro estoy que mas que merecido. Te conocí en 1974 en París y fuiste una de las personas mas importantes de mi vida. Un chaval como yo que llegaba a aquella ciudad, exiliado con mi compañera y que tu nos acogiste con tanto cariño. Eramos militantes de la misma organización, dispuestos a cambiar el mundo que conocíamos y hacerlo diferente. Grande para los desfavorecidos pequeño para los poderosos. Tu ya entonces nos enseñaste la heterodoxia. Eras el dominico comunista que ponías en cuestión todas las creencias que nosotros teníamos. Eras el amigo de las noches tristes, eras el compañero cuando no entendíamos que nuestro propio mundo, nuestros sueños se derrumbaban y eras el colega que hacia posible que después de las reuniones tan serias e ideológicas que teníamos nos diesen de cenar en el convento del XV. Siempre era una fiesta contigo en casa de Martine e Imanol, te acuerdas, cuando vivías en el piso de abajo. Nunca faltaba tu solidaridad, tu frase que lograba desdramatizar. Ya les he contado a mis hijos tu participación como extra en Doctor Zivago y la escena donde aparecías. Sinvergüenza, como nos hacías reír y olvidarnos de nuestra tristeza.

En 1977 nos separamos. Un día, después de muchos años, conversé largo contigo en el bar de la Rúe de Saint Jacques.

Siempre has peleado por otro mundo diferente y cada día has hecho posible para muchas personas que eso sea posible aunque solo sea una noche.

Muxu handi bat Pedro

http://www.periodistasdenavarra.es/detalle_noticia.php?lng&ID_noticia=1068

http://www.paris365.org/es/noticias/pedro-meca-de-joven-sone-en-cambiar-el-mundo-y-sigo-trabajando-en-ese-sueno

Continue reading “Que alegria Pedro. Luchar por algo, mejor que contra algo”

Podemos, sí, ¿pero queremos?

22/1/2014

Santiago Alba Rico *

Santiago-Alba-RicoLa iniciativa Podemos, cuyo mascarón de proa es Pablo Iglesias, ha generado una enorme respuesta y también un vivo debate dentro de la izquierda. Muchas de las críticas a esta iniciativa son razonables aunque, a mi juicio, parten de un análisis erróneo de la realidad.

Si hubiera una firme conciencia de clases (y en el supuesto de que pudiéramos definir bien los dos términos) y un potente movimiento de masas, si hubiera un partido capaz de catalizar todo el malestar social generado por la crisis, si al menos la gente tuviera muy claro el horizonte de ruptura con el capitalismo que exigen las circunstancias, Podemos sería un atentado a la unidad y un obstáculo para el triunfo revolucionario. Pero lo que hay es, de un lado, un bipartidismo de izquierdas incapaz de llegar a la mayoría social, ni sobre el terreno ni a través de elecciones, y por otro una mayoría social que, sin las ideas claras, cada vez está más harta y cada vez se moviliza más. Son estos dos datos (la división y la impotencia de la izquierda y la falta de claridad del malestar social) las que justifican, si no reclaman, una iniciativa como Podemos. Los peligros, en una y otra dirección, son evidentes y algunas críticas las señalan certeramente: uno es el de contribuir a fraccionar aún más la izquierda; el otro el de hacer demasiadas concesiones al “sentido común” general (que es un precipitado mixto de consumismo, conservadurismo y razonable moralidad abstracta). Si la izquierda fuera hoy realmente una alternativa de gobierno, Podemos sería un insulto. Si la mayoría social tuviese una conciencia transparente de los peligros que nos amenazan, Podemos sería superfluo. De lo que se trata es de comprender que nos hallamos en una encrucijada en la que el bipartidismo de izquierdas no puede conquistar ni el poder ni la calle y en el que el malestar de la gente, que está ya en las plazas, podría transformarse no en un motor de cambio sino en gasolina para el fascismo. Continue reading “Podemos, sí, ¿pero queremos?”