Mes: diciembre 2017

Querido amigo que no entiendes el movimiento independentista… ( Una bandera no es más que un trapo de colores)

Querido amigo que no entiendes el movimiento independentista, sabes que te aprecio y te quiero, por eso permite que haga algunas reflexiones para que nos entendamos mejor y no reduzcas el independentismo catalán a un problema de identidades.

Queremos gobernarnos nosotros, punto.
Ni quiero que nadie hable catalán por cojones, ni que deje de hablar en castellano, eso sí, quiero que me respeten a mi como yo respeto a los demás.
No quiero romper mi DNI español si no me obligan, pero si me obligan a elegir, quiero mi DNI catalán.
No quiero que dejen de venir los maños a bañarse al Delta del Ebro, pero que cuando vengan no me toquen los cojones por oírme hablar con mi hija en catalán, del mismo modo que no me los tocan cuando me oyen hablar en francés o en inglés con algún guiri que se ha perdido a pesar de Google Maps.

Mi madre es sevillana y mi padre leonés, y te puedo asegurar que la mayoría de los independentistas nos parecemos más a David Fernández, de la CUP, que a Artur Mas.
El caso es que pocos son los que a pesar de querer la independencia, nos sentimos nacionalistas o catalanistas, porque en realidad nos sentimos de allí de donde somos bien recibidos. Una bandera no es más que un trapo de colores, y te aseguro que cuando esto acabe, quito la mía del balcón. Continue reading “Querido amigo que no entiendes el movimiento independentista… ( Una bandera no es más que un trapo de colores)”

Nuestros mejores deseos, por Andres Krakenberger

Te ruego, un año más, que aceptes, sin obligación alguna, implícita o explícita, mis mejores deseos para una celebración de las festividades coincidentes con el solsticio de invierno. Deseo que las celebres de forma neutra en cuestiones de género, no adictiva, no estresante, socialmente y medioambientalmente responsable, y que las celebres siguiendo las tradiciones más placenteras correspondientes a la denominación religiosa de tu elección o de ninguna si así lo prefieres, siguiendo las prácticas no religiosas de tu elección con pleno respeto de las convicciones y/o tradiciones religiosas o no religiosas de los demás o incluso de los que, como yo, elegimos no seguir ninguna tradición, ni religiosa ni no religiosa relacionada con estas fechas.

Además, te ruego que aceptes asimismo mis mejores votos para un año fiscalmente provechoso, que contribuya a tu realización como persona y que sea carente de toda complicación de carácter médico, todo ello con ocasión del inicio del año 2018 del calendario generalmente aceptado, sin perjuicio alguno en cuanto a mi respeto por los calendarios de otras culturas cuyas aportaciones a la sociedad han contribuido a hacer que nuestro país sea importante (sin que ello suponga implicación alguna de que nuestra nación sea necesariamente más grande o importante que cualquier otra nación o país de tu elección) todo ello sin distinción de raza, credo, color, edad, capacidad física, denominación religiosa u orientación sexual del que hace tales votos.

Esta felicitación se limita exclusivamente a los buenos deseos habituales para esta época del año, y es válido por un periodo de un año o hasta que emita la felicitación correspondiente a otra festividad si esto se produce antes de expirar el año. El término “festividades” tal y como se utiliza en la presente felicitación no queda intencionadamente limitado a las habituales celebraciones ni ritos judeo-cristianos ni a las actividades correspondientes organizadas por ninguna otra denominación, comunidad o creencia religiosa con carácter organizado, jerarquizado o espontáneo, o carente del mismo.

ADVERTENCIA: Al aceptar esta felicitación, estáis necesariamente aceptando los siguientes términos. Esta felicitación está sujeta a aclaración o retirada, y puede ser revocada a la exclusiva discreción de quien la emite en cualquier momento, por cualquier motivo, o sin motivo, si así lo desea. Esta felicitación puede ser objeto de libre transferencia siempre que sea sin alteraciones al original. Esta felicitación no implica promesa alguna por quien la emite de poner en práctica real ninguno de los deseos emitidos. Quien emite esta felicitación declina toda responsabilidad que pueda surgir de la aplicación o falta de aplicación de la misma. Esta felicitación es nula de pleno derecho en aquellos casos previstos por la Ley.