“El món, te’l fas sempre a la mesura dels teus desitjos”

Teresa Pàmies

Dice ael artículo 56 de la Constitución Española que “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia”. Y desde la muerte en la cama del dictador, los representantes del régimen del 78 han demostrado obedecer a la consigna de “lo que haga falta” para garantizar esa unidad, saltándose justicia, verdad o moral, Derechos Humanos, si es necesario. Durante la peor emergencia sanitaria en cien años, el último escándalo de corrupción borbónica es sólo punta de iceberg. Y lo sorprendente es que ya no sorprenda.

En el reino de España quién más se empeña en acabar con la monarquía es la misma casa real. De Arabia Saudí a Botswana, en plena ola de recortes, pasando por Madrid y la prohibición de banderas el día de la coronación, y llegando a Cataluña para alentar la represión. El aval monárquico a la brutalidad policial de octubre de 2017 se convirtió en espejo de “lo que haga falta”.