Al Alba

Maité Campillo  https://kaosenlared.net/al-alba-2/

Hablar de revoluciones, imaginar revoluciones, situarse mentalmente en el seno de una revolución, es hacerse un poco dueño del mundo. Quienes hablan de una revolución se ven llevados a hacerla. Es tan evidente que tal o cual privilegio debe ser abolido, que se procede a abolirlo; es tan cierto que tal opresión es odiosa, que se dictan medidas contra ella; es tan claro que tal personaje es un miserable, que se le condena a muerte por unanimidad. Y, una vez saneado el terreno, se procede a edificar la Ciudad del Futuro (A.C.)

La palabra impresa embalsama la verdad para la posteridad

Dejó escrito el escritor cubano Alejo Carpentier además de otro tipo de manifiestos cargados de sentimiento e inteligencia «Mucho me interesaba observar el vuelo de las aves de la tierra y del mar, pues estas suelen ser más avisadas que el hombre en escoger los rumbos que le convienen». Las ideas y lucha implacable contra la injusticia surge voluntaria entre impulsos espontáneos de rebeldía cuando se siente un intenso deseo de exportar la conciencia que emana de adentro “para dormir en la cama hay que tener vocación”. Caminaba por una calle vacía, ningún virus aleteando entre personas, azotaba cariñoso el viento las mejillas, las calles estaban vacías porque habían asesinado a toda la población. Los virus al menos dejan algunos vivos para que la especie humana no se extinga, militares o milicos, OTAN o sionismo como buenos “demócratas”, arrasan con todo. Hoy en plena pandemia los militares sionistas han destruido una clínica, que los palestinos habían construido para atender posibles infectados, y han vuelto a bombardear Gaza. El sionismo israelí y su ala derecha del Pentágono requiere una respuesta contundente por parte de todo el planeta que se enorgullezca de tener conciencia y alardee de dignidad. En el siglo XX ha habido muchos más genocidios que han matado mucho más que las pandemias. La de los nazis alemanes, fascistas italianos, japoneses, españoles, las que ha producido el gringo en multitud de países del mundo de forma incesante. Contra ello hay una vacuna eficaz la única justicia posible que no es otra que la revolución, tomar las riendas de nuestro destino en nuestras manos ¿si no en las nuestras en la de quién va a ser?. Pienso y creo que hubiera sido todo más hermoso, si el conjunto de trabajadores del mundo hubiera protagonizado la voluntad del ejemplo, lo que de aportación tuvo la revolución bolchevique como motor de historia, lo que representó la nueva sociedad que se pretendió crear y, burguesía parásita y especuladores cesaron.

Años de plomo, represión sin límite, “operaciones especiales”, corrupción política, descomposición ideológica, arrepentimientos y traición. De este lado del mundo no han cambiado mucho las cosas, la mentira y la trampa son cotidianas, como lo fueron las declaraciones -recogidas en Boletín Oficial- a la United Press en julio de 1937 <<Los rojos destruyeron a Gernika premeditadamente y con fines de propaganda. Un Ejército como el nuestro, que conquista ciudades como Bilbao sin disparar sobre ellas un solo cañonazo, es lo bastante para poner coto a la difamación>>. Antimperialismo, ser o no ser, luz que se debe reconocer para que los barcos se identifiquen. El 21 de diciembre de 1907, el general Roberto Silva Renard bajo las órdenes del gobierno de Pedro Montt de Chile asesinó a más de 3.600 personas en Santa María de Iquique, eran mineros del salitre (y sus familias): A la hora señalada el ejecutor de la orden, ordena a los soldados disparar a los miembros del comité que se encontraban en la azotea de la escuela, cayeron asesinados con la primera descarga, la multitud desesperada se arrojó sobre la tropa y ésta abre una vez más fuego con las ametralladoras. En aquel momento las fuerzas del ejército entraron a la escuela y acribillaron al resto de trabajadores y familias. Siete años más tarde el general asesino escapa malherido de un atentado por parte del anarquista español Antonio Ramón Ramón, cuyo hermano Manuel, resultó asesinado en la Escuela Santa María, moriría unos años más tarde a causa de estas heridas. Tardó casi siete años en conseguir llevar a cabo el acto de justicia sobre el general fanfarrón orgulloso de haber sido clave de la carnicería humana. Fue en la matanza de Santa María de Iquique donde Antonio Ramón pierde a su hermanastro Mauricio Vaca Ramón asesinado junto al resto de trabajadores. Antonio lo tuvo claro, tenía conciencia y sentido profundo político, se trataba de ajusticiar a un asesino del pueblo. Siete años de espera en que la justicia calló y el Estado amparó, y defendió, al general asesino dirigido por las autoridades. Roberto Silva Renard, no solo participó en la matanza de Iquique, también en la de Santiago en 1905, amparando como fiscal la matanza de Valparaíso de 1903. Leal al despotismo de la clase dominante reprimió sistemáticamente al pueblo chileno, jamás tuvo que enfrentar sus actos frente a la justicia. Hasta que llegó Ramón Ramón a parar la injusticia porque la justicia ni existía ni existe todavía, el pueblo chileno sigue luchando. Puñal en mano luego de identificar al general quiso ejemplarizar más allá de vengar a su hermano el acto de justicia que por la justicia nunca llegó. No logra su cometido y Roberto Silva quedó impune, no obstante las puñaladas no fueron en vano, deterioraron su salud. Antonio “el justiciero”, tuvo que afrontar la injusticia clasista del poder criminal (Nunca se supo si murió en la cárcel que de seguro será lo más certero ‘crimen silenciado’ para matar el militante y líder de lucha héroe de la justicia popular).

Ramón Ramón realiza en Chile el llamado ‘proletarios del mundo uniros’, responde contundente a la injusticia, y al No sirves para nada, que J. A. Goitisolo plasmó de forma poética y dijo a viva voz: “NO SERVIR, Y ADEMÁS PARA NADA”… LA LIBERTAD TOTAL!!! El 18 de julio de 1982, el presidente golpista de Guatemala Efraín Ríos Montt, se dirige a la población indígena como parte del programa, ‘Fusiles y Frijoles’ y dice: “Si están con nosotros, los vamos a alimentar; si no lo están, los vamos a matar” (¡Vaya si lo hizo!) El genocidio guatemalteco fue uno de los más sangrientos del siglo XX. Durante los años 80, y en plena guerra civil, se perpetraron masacres contra comunidades mayas ixiles radicadas en el país en la región petrolera de Franja Transversal, al norte del Departamento de El Quiché, acosados por militares y paramilitares. Les quitaron sus tierras y luego los asesinaron. La soldadesca del general Efraín Ríos asesinó a más de 100.000 personas dejando a unas 500.000 mil en una desolación sin limite, se llevaron a cabo violaciones de mujeres y niñas ixiles, hubo miles de torturas, guerrilleros desaparecidos y recluyeron a los mayas en campos de concentración llamados cínicamente ‘polos de desarrollo’.

El genocidio contra el pueblo armenio se realizó en las primeras décadas del siglo XX (1915-1923). Fue impuesto por el imperio otomano bajo el gobierno de los Jóvenes Turcos, que aniquilaron a dos millones de personas, durante una deportación salvaje donde miles y miles morían acribillados, de enfermedades, hambre, sed… en él masacró también a grupos de asirios y griegos. Cerca de dos millones de personas, fueron asesinadas por militares y milicias civiles entre 1965, y 1966 en Indonesia, durante la guerra fría. Uno de los peores crímenes de lesa humanidad del mundo que tardó 50 años en ser reconocido. Al menos un millón de militantes del Partido Comunista de Indonesia (PKI) fueron asesinados quedó prácticamente erradicado. El Partido Comunista de Indonesia tenía unos tres millones de militantes, el tercero del mundo más fuerte tras la Unión Soviética y China. En octubre del 1965, el General Suharto, con la complicidad del yanqui dio un golpe de estado, ahí empezó la atroz persecución y masacre de todos los sectores de izquierda. En octubre de 2017, el imperio gringo desclasifica 39 documentos de su embajada en Yakarta que cubren el periodo de 1964 a 1968, los textos confirmaron que la potencia occidental tuvo conocimiento y apoyó el genocidio. El 26 de noviembre de 1965, el cónsul estadounidense envió un telegrama desde Surabaya, en el que reportaba que al menos 15.000 comunistas habían sido asesinados al este de la isla de Java. Un mes después el cónsul informa que prisioneros comunistas en manos del Ejército eran «entregados a civiles para ser masacrados” mientras otras víctimas eran secuestradas en barrios populares antes de ser abatidas y los cuerpos incinerados. Pero la complicidad de EEUU con la purga anticomunista en Indonesia, no fue un descubrimiento con los documentos desclasificados. Durante la época de la masacre, los diarios estadounidenses ya informaban, alegrándose, que la masacre de comunistas en Indonesia era la mejor noticia para Occidente de Asia. (Un tribunal popular formado por seis fiscales internacionales, siete jueces testigos y experto, declaró que la masacre anticomunista en Indonesia es uno de los mayores genocidios del siglo XX, señaló a EEUU, Reino Unido y Australia como cómplices en diferentes grados de esta matanza).

Eduardo Galeano describe como el subsuelo produce golpes de Estado, revoluciones, historias de espías y aventuras en la selva amazónica… por su parte, el dictador René Barrientos, se apoderó de Bolivia de en 1964 y, entre matanza y matanza de mineros, otorgó a la firma Philips Brothers la concesión de la mina Matilde, que contiene plomo, plata y grandes yacimientos de cinc, con una ley 12 veces más alta que la de las minas norteamericanas, la empresa quedó autorizada a llevarse el cinc en bruto, para elaborarlo en sus refinerías extranjeras, pagando al Estado el 1y medio% del valor de venta del mineral. En Venezuela el gran lago de petróleo de la Standard Oil y la Gulf, tiene su asiento la mayor misión militar norteamericana de América Latina. Los frecuentes golpes de Estado de Argentina estallan antes o después de cada licitación petrolera. El cobre no era en modo alguno ajeno a la desproporcionada ayuda militar que Chile recibía del Pentágono hasta el triunfo electoral de las fuerzas de izquierda, encabezadas por Salvador Allende; las reservas norteamericanas de cobre habían caído en más de un 60% entre 1965 y 1969. En 1964 en su despacho de La Habana “Che”, muestra al escritor que la Cuba de Batista no era solo de azúcar: los grandes yacimientos cubanos de níquel y de manganeso explicaban mejor, a su juicio, la furia ciega del imperio contra la Revolución. Las reservas de níquel de EEUU se redujeron a la tercera parte: la empresa Nicro-Nickel, había sido nacionalizada y el presidente Johnson había amenazado a los metalúrgicos franceses con embargar sus envíos a los EEUU si compraban el mineral a Cuba.

Manuel Hevia nos cuenta como el imperio yanqui, al triunfo de la Revolución Cubana, poseía una vasta experiencia en la ejecución de medidas de subversión política e ideológica y guerra económica, como instrumentos de su política exterior durante la década de los años 40 y 50 del pasado siglo. La subversión se había aplicado con anterioridad de forma conjunta por Gran Bretaña y Estados Unidos contra los países del eje nazi-fascista durante la II Guerra Mundial. Este último país emergería después como cabeza del sistema capitalista mundial y comenzó a aplicar estos instrumentos a escala planetaria como parte de la denominada política de contención del comunismo que trajo consigo la llamada ‘Guerra Fría’. ¿Formará parte de sus múltiples ‘operaciones encubiertas’, estratégicas en sabotaje y subversión, la pandemia que azota el planeta?. Al producirse el golpe de Estado de Fulgencio Batista en 1952, EEUU, poseía la total hegemonía económica, ideológica, política y militar sobre el continente. Como parte de su «política de contención» sobre América Latina, basada en el supuesto peligro de una amenaza comunista, EEUU, reforzó su presencia en Cuba, mediante la asistencia militar y el establecimiento de misiones dentro del Ejército, la Marina de Guerra y la Aviación de la tiranía. La CIA refuerza su «centro local» en la embajada estadounidense en La Habana y ampliaba la capacidad de su labor de inteligencia, mediante su penetración secreta en estructuras gubernamentales, políticas, económicas y sociales del país. En contubernio con los órganos represivos batistianos, aplicaba modernos recursos técnicos secretos para labores de seguimiento, control telefónico y escucha microfónica contra ciudadanos cubanos o extranjeros que militaban en movimientos revolucionarios y progresistas (como sucedió en Chile).

Camina, solo hay un camino no te detengas, desfila protestas, uno mi paso como una más dando la cara al mundo en puño unido. Nazismo, fascismo, imperialismo, capitalismo no son simples sinónimos su contenido es explosivo. Mengele es la muerte fría sin precedentes. Hablo del hoy unido al ayer que siguió engordando por igual represión, opresión, imposición y vigilancia oteando a las ordenes del crimen. Sobre las hipotéticas divisiones fronterizas burla la clandestinidad de sus victimas, es el dios del capitalismo tipo Pato` Donald Trump, en sus salas de autopsias imponen las victimas, nadie se libra de la ofensiva de su oleada mortífera. Frente a él crece en mis sueños con más pulso que nunca amor y complicidad en entrega implacable, unas veces uno y otras el azar obliga que te ubiques, aterrizo a la búsqueda de una raíz como base de vida humanizada. En ese intento insisto ahuyentando sentencias del hereje, cadenas, condenas y destierros del capitalismo perseguidor. El poder sagaz lanza nueva avalancha destructiva. Su Prima de Riesgo es cortante, lanzada para reconvertir la reconversión económica y segar nuestra yugular. Para los que apuestan la lucha en la calle es el oxígeno aporrear contra el sistema que oprime y ahoga: menos aplausos y más lucha, más pancartas y más puños, el carnaval quedó abolido, por el monopolista coronavirus. <<Los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía mundial ¡Tenemos que hacer algo y ya! (Dijo la vocera ex directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, actual presidenta del Banco Central Europeo>>

Al compañero de complicidad en noches sin dormir y tardes sin siesta, a Luis Eduardo Aute, muerto en plena pandemia hoy sábado 4,4,2020. A él dedico estas líneas escritas en el exilio por León Felipe:

Yo no sé muchas cosas, es verdad, digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre, y mujer, la mecen con cuentos…
Que los gritos de angustia los ahogan con cuentos…
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…
Que los huesos del hombre, mujer, y niños, los entierran con cuentos…
Y, que el miedo del hombre, ha inventado, todos los cuentos.
Yo sé muy pocas cosas, es verdad…
Pero me han dormido con todos los cuentos y sé todos los cuentos.

Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: